El acueducto de las Cumbres a la Fiscalía

Amigos de la Alcazaba, Ecologistas en Acción, Acuíferos Vivos y la Plataforma Salvemos La Molineta presentan la denuncia ante la Fiscalía por prevaricación al Ayuntamiento de Huércal de Almería por la destrucción del Acueducto de las Cumbres

Argumentan que el Acueducto de las Cumbres debería haber sido protegido con las normas subsidiarias del municipio, a través de una Evaluación Ambiental Estratégica

El patrimonio pertenece a toda la sociedad y su destrucción no puede quedar impune. Por eso, los colectivos sociales seguirán trabajando para depurar responsabilidades por la destrucción del Acueducto de Las Cumbres y, a la vez, evitar que este suceso no se repita más en la provincia. Y siguiente paso ha sido denunciarlo ante la Fiscalía. Hoy la Asociación Amigos de la Alcazaba, Ecologistas en Acción, Acuíferos Vivos y la Plataforma Salvemos La Molineta han presentado una denuncia por prevaricación contra el Ayuntamiento de Huércal de Almería.

En la denuncia se señala al Ayuntamiento, como explica María Teresa Pérez, presidenta de Amigos de la Alcazaba, como uno de los responsables de que sólo queden piedras sueltas, como las que han traído de forma testimonial ante la Audiencia Provincial, y que, el pasado 26 de julio, a plena luz del día, en pocas horas, sin complejos, las máquinas arrasaran el Acueducto de Las Cumbres (uno de los 46 elementos relacionados con la cultura del agua de los municipios de Santa Fe, Gádor, Benahadux, Huércal y Almería), en beneficio de los intereses privados de la empresa ‘Alvores’, que construirá en este terreno una urbanización.

María Teresa Pérez ha manifestado que “hoy estamos ante la Fiscalía para presentar denuncia por prevaricación contra el Ayuntamiento de Huércal de Almería. En su actuación a lo largo del tiempo ha habido una serie de irregularidades y omisiones, entre otras no haberlo protegido en su tiempo en las normas subsidiarias del municipio. La denuncia se basa en no haber aprobado una Evaluación Ambiental Estratégica en el plan parcial, que es el que permite la urbanización de la zona, habiendo sido sustituida y simplificada por un estudio de impacto ambiental”.

María Teresa Pérez asegura que “la evaluación que se debería haber hecho, según la Ley 21 de 2013, obliga a la hora de aprobar una urbanización a tener en cuenta los efectos sobre el paisaje, los bienes materiales y patrimonio, esté protegido o no. Ecologistas en Acción presentó un recurso de reposición contra la aprobación definitiva de este proyecto de urbanización, que se realizó el 30 de junio, precisamente por faltar este estudio ambiental. Y sin haberse resuelto este recurso el proyecto de urbanización siguió a delante, a pesar de haberse solicitado la suspensión ejecutiva del acto por no cumplir la normativa. La consecuencia ha sido el derribo del Acueducto”.

A su lado, Manuel Sola, de Acuíferos Vivos, ha añadido que “es evidente que la empresa también actuó de mala fe, pero la denuncia ante la Fiscalía se dirige contra el Ayuntamiento de Huércal de Almería, que debería haber impedido con normas subsidiaras que se derribe el Acueducto de las Cumbres”.
En la denuncia se deja claro que “la no existencia de Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) y su sustitución y simplificación por un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), incumple por tanto la normativa comunitaria y estatal y anula de pleno derecho el último proceso de revisión del PGOU, así como las actuaciones urbanísticas derivadas del mismo”.

Una historia para no dormir

Hace 6 años la Junta de Andalucía resolvió proteger de manera colectiva 46 elementos relacionados con la Cultura del Agua de Almería. Se destacaban de este conjunto hidráulico sus enormes “valores arquitectónicos, etnográficos, sociológicos y económicos que justifican su protección”. El Acueducto de las Cumbres estaba inicialmente entre esos elementos valiosos a proteger. Sin embargo, finalmente no se incluyó debido a la aceptación de las alegaciones de la empresa propietaria de los terrenos, ‘Alvores’, que ya planeaba su urbanización. Cultura no cumplió entonces con la tarea de proteger lo que ella misma consideraba valioso y el Ayuntamiento de Huércal en todos estos años tampoco ha hecho nada en favor de este bien, pese a conocer perfectamente la suerte que aguardaba al acueducto, un bien patrimonial que el Ayuntamiento exhibe con orgullo en su propia web.

La situación del acueducto trascendió a la opinión pública cuando algunos vecinos de Huércal alertaron a Amigos de la Alcazaba, que denunció el caso. Fue a partir de entonces cuando se produjo un diálogo con el alcalde y la propia empresa. Desde la Plataforma en defensa del Canal de San Indalecio y la Cultura del Agua, constituida por Amigos de la Alcazaba, Vecinos Huércal de Almería, Ecologistas en Acción, Asociación de Vecinos la Palmera, Grupo Ecologista Mediterráneo y Acuíferos Vivos, se defendió la coexistencia del acueducto y la urbanización era posible, deseable y positiva para los vecinos y la propia urbanización. La empresa, por el contrario, jamás tuvo entre sus proyectos conservar el acueducto.

Etiquetas

top
EnglishEspañol