CHURRETES, LEGAÑAS Y ACEROS CORTENES

Durante los tiempos del hambre, Almería fue conocida por sus miserias, sus churretes y sus legañas. Hoy son una nueva parábola de la ciudad y de la provincia: el acero corten aporta los churretes, la cerrazón las legañas. 

 

  En la polémica sobre la muralla de Jayrán se ha afirmado con ligereza y desconocimiento que el acero corten era un material compatible con la obra antigua y muy estable, casi inactivo a la oxidación. Por lo tanto, no trasmitiría ninguna patología o alteración a la obra antigua, uno de los requisitos técnicos imprescindibles para autorizar su empleo en restauración. 

 La prueba de que este material se oxida y crea prontamente alteraciones de pátina que trasmite a la obra en ambientes ultra-húmedos y con alta presencia salina la encontramos en la misma Almería, muy cerca de la muralla. 

 Las manchas que presenta la portada del Museo de la Ciudad son resultado de que en el desigual proceso de oxidación esté presente o no el agua. Estas llamativas rayas blanquecinas no son más que la huella de la filtración del agua de lluvia a través de las ranuras de engarce de las placas que cubren la fachada. Si este es el efecto en apenas cinco años, ¿qué pasará dentro de veinte?

 

El Museo de la Ciudad está junto a la Catedral, en pleno casco histórico, protegido de vientos húmedos y aún así vemos los irrisorios efectos de la modernez cutre de nuestros políticos. Pero no es un monumento ni está protegido como tal, es una obra moderna. La muralla de Jayrán goza de la máxima figura de protección patrimonial que España reserva a sus mejores monumentos (en este caso nada menos que desde 1931).

 ¿Alguien se ha parado a pensar el efecto sobre la antigua muralla de la fortísima dilatación veraniega de las planchas oscuras? ¿Cómo actuará el agua sobre márgenes forzosos y juntas de dilatación que se deben de haber previsto en forjados y laterales?

Lo cierto es que como la propia wikipedia señala, las famosas esculturas de Chillida y Oteiza expuesta a la intemperie han debido de ser restauradas a los pocos años de ser instaladas. ¿Hasta qué grado de desconocimiento llegan los técnicos que han sido incapaces de estudiar los efectos de la especial climatología almeriense en este material en un edificio situado a menos de 300 metros de las murallas de Jayrán? ¿Estamos, acaso, experimentando con el patrimonio? 

 Churretes y legañas. Churretes de acero corten y legañas en los ojos de aquellos que nunca han querido ver más allá de sus ocurrencias.

 

Un día antes de la Jornada que organizó la Delegación de Cultura para justificar su creativa actuación en la muralla de Jayrán, se ordenó limpiar los churretes de acero corten que huían de las Torres de Basterra, en un intento de borrar las huellas y los efectos de este material tan ajeno a la tradición de la milenaria muralla musulmana

 

3 comments

  • Es increible hasta donde puede llegar el afán protagonista de quien no puede dejar huella por sí mismo…y necesita pisotear la obra de otro para hacerse notar y prosperar en el ámbito de la restauración. Evidentemente en otros ámbitos nunca podrían prosperar este tipo de “profesionales”
    Lo más curioso es que probablemente se lleve algún premio de “restauración”….quizas porque los tribunales que juzgan estas intervenciones tienen la misma titulación y por tanto piensan igual….
    Soy profesional de la restauración (es decir, tengo título de restaurador, no como aquellos que con una asignatura de restauración dentro de la carrera de arquitectura se consideran restauradores) y me recuerda esta aberración a la de torreparedones en Baena…ambas intervenciones se pasan la ley de Patrimonio por el forro y todo tipo de recomendaciones internacionales de UNESCO o ICOMOS…en este caso se utiliza el corten sin criterio, ya que en ambientes marinos se corroe y degrada sin freno y es incompatible con cualquier material histórico…pero no se puede reprochar nada a quien no tiene la formación adecuada…esta obra esta realizada por un diseñador, un creador de espacios…y no un restaurador.
    En restauración te enseñan a pasar desapercibido, puesto que el protagonismo de la obra corresponde a su legítimo autor…y te enseñan que el corten no es estable ni recomendable para este tipo de actuaciones.
    No es culpa del arquitecto, no saber nada de criterios de restauración sobre patrimonio arqueológico, porque no se lo han enseñado…a él le han enseñado a dejar huella por donde actúe…a diseñar..a crear ambientes…
    El verdadero culpable está en la legalidad administrativa donde se permite que “fabriquen” este tipo de ocurrencias…pero claro…en este pais de bombo y pandereta donde se premia la actuación de una señora como la que destrozó el Ecce Homo de Borja y sienta precedente o/y justifica futuras mutilaciones del patrimonio que sea….qué se puede esperar?
    Trabajo en proyectos internacionales donde me cuesta defender la profesionalidad de conservadores y restauradores españoles ante colegas alemanes, ingleses, franceses, canadienses, etc., que tienen una imagen chabacana y de risa de la “profesionalidad española” o su “respeto por el patrimonio”….

  • ESTOS TRABAJOS LO DEBEN DE REALIZAR EMPRESAS QUE SEPAN ALGO DE PÁTINAS. PATINA ES LA OXIDACIÓN DEL METAL. RESTAURADORES SABEN REALIZAR PATINAS CON ESTUCOS Y DE METAL SABEN MUY POCO
    EL METAL SE PATINA CON ACIDOS ,CALOR MEDIANTE SOPLETE Y AGUA. ESTOS TRABAJOS SON OFICIOS QUE SE APRENDEN EN TALLERES DE FUNDICIÓN DE ESCULTURA EN BRONCE A LA CERA PERDIDA . POR QUE SE TRABAJA DURANTE TODO EL DIA CON LOS METALES Y CON ARTISTAS QUE NO PARAN DE INVESTIGAR NUEVAS TERMINACIONES PARA SU OBRA Y EN LA FUNDICIÓN SE DESARROLLA ESOS TRABAJOS. NO EN ACADEMIAS DE RESTAURACIÓN. LA PATINA DE ACERO CORTEN HAY QUE PARALIZARLA Y SU FIJACIÓN SE REALIZA CON CALOR. RESTAURADOR BUENA CRITICA PERO NINGUNA SOLUCIÓN….. POR QUE EL METAL LE VIENE GRANDE….. CADA UNO A SU OFICIO……

  • Nada tiene que ver con los oficios. Tiene que ver con los conocimientos que se tengan sobre leyes en primer lugar, ya que se prohiben este tipo de actuaciones y contravienen practicamente todos los articulos de cualquier ley de patrimonio, ya sea comunitaria, nacional o internacional….o sea que hay que leer más…
    Y en segundo lugar, no es cuestión de oficio, sino de saber lo que es el corten, y saber un poco de química…o sea saber de restauración y conservación…de esta maner es fácil entender que el corten está desaconsejado de forma radical en ambientes costeros…y por tanto en conservación al no ser considerado un material estable y por tanto compatible con restauración de patrimonio….por mucho oficio que se tenga y mucho acidos y barnicitos que se pongan….que no funciona así…que hay que leer más…

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

top
EnglishEspañol