El plano de Gillamas en el Archivo Municipal

Amigos de la Alcazaba entrega al Archivo Municipal de Almería una copia del plano de Almería-1842 de Fernando Guillamas, que rescató hace dos años.

Amigos de la Alcazaba ha donado  este importante documento histórico al Archivo Municipal de Almería, a través de su concejal de Cultura, Diego Cruz, cumpliendo así el objetivo por el que hace dos años adquirió, investigó y recuperó este plano, que había sido robado del Archivo General Militar de Madrid. Bien está lo que bien acaba y, al fin, el plano de Fernando Guillamas está en su destino: nuestro Archivo Municipal, lo que permitirá a los almerienses consultarlo a los almerienses, a través del plano material y de su copia digitalizada.

En rueda de prensa, el concejal de Cultura, Diego Cruz agradeció, “en nombre del Ayuntamiento, el compromiso altruista e independiente que mantiene Amigos de la Alcazaba persiguiendo siempre el disfrute, la divulgación y la conservación de nuestro patrimonio cultural” y destacó la colaboración que desde hace años mantiene el Ayuntamiento con la asociación patrimonialista, poniendo como ejemplos el trabajo de musealización en el Centro de Interpretación Patrimonial y el Convenio para la digitalización de los planos históricos del Archivo Municipal, que se realizó para una conservación de los mismos y facilitar su consulta a investigadores y almerienses, en general.

Por su parte, la presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez,   mostro “la satisfacción de Amigos de la Alcazaba  por el papel desempeñado en la recuperación de este plano histórico de la ciudad, como parte que somos de la “cadena patrimonialista” que debe garantizar la defensa de nuestro patrimonio, de la que forman parte las administraciones, las instituciones, los investigadores, asociaciones como la nuestra y por supuesto la ciudadanía sin la cual esta defensa no es posible, si no consideran el patrimonio como algo propio, valioso y que merece la pena conservar y proteger”.

Mª Teresa Pérez ha resaltado que “este plano de 1842 es un documento extraordinario que muestra nuestra ciudad nueve años después de ser obtener la capitalidad de recién constituida provincia de Almería y trece años antes del derribo de las murallas y su transformación urbana. Este plano además era encargo militar para evaluar el estado de las murallas y otras defensas militares de la ciudad, sus murallas, tal como consta en el informe que acompañaba Guillamas”.

La infrahistoria del plano de Fernando Guillamas

A continuación hizo un breve resumen de la intrahistoria de este documento, que en algún momento se asemeja a una serie Netflix, con la intervención de militares, historiadores, ladrones, investigadores, anticuarios, policías, políticos, falsificadores, asociaciones de patrimonio…  Una historia con final feliz, gracias a la labor de Amigos de la Alcazaba.

El descubrimiento fue hace dos años. El historiador Valeriano Sánchez Ramos descubrió en un anticuario de Madrid un plano de autor anónimo titulado “Almería–1845”, del que no había noticia, por tanto un documento histórico que de suma importancia para la historia de nuestra ciudad. Valeriano Sánchez Ramos no tuvo dudas: de las distintas distintas opciones eligió comunicarlo a Amigos de la Alcazaba, a sabiendas de  su labor en la defensa del patrimonio almeriense y por la seguridad del buen destino que le daría a su adquisición: el Archivo Municipal de la ciudad. A este fin, Amigos de la Alcazaba se desplazó a Madrid y en una difícil negociación (que merecería un capítulo aparte), adquirió el documento por 1.850 euros.  

Mientras se preparaba la presentación,  Amigos de la Alcazaba realizó una investigación, y entonces llegaron las primeras sorpresas. Diversas pistas llevaron a compararlo con un plano de Fernando Guillamas de 1842, conocido a través de una fotografía incluida en la obra “Almería piedra a piedra” del Padre Tapia y que él mismo trajo a este Archivo Municipal de Almería. Pero ¿cómo podía ser el mismo plano si el plano de Guillamas pertenecía al Archivo Histórico Militar de Madrid? Cuando el AGM  comunicó que el mencionado plano se encontraba en situación de “no localizable”, las piezas encajaron: el plano adquirido no era  el plano original de la Almería de 1842 que realizó de Fernando Guillamas, y que había sido robado del Archivo Histórico Militar.

Amigos de la Alcazaba presentó entonces la denuncia correspondiente por atentado contra el patrimonio a la Unidad de Medio Ambiente del Cuerpo Nacional de Policía y a la Brigada de Patrimonio de Madrid.  Lo hizo por tres posibles delitos:  1º. Por el robo del documento en fecha indeterminada del Archivo General Militar de Madrid; 2º. Por daños al documento de los falsificadores que pretendieron ocultar la verdadera procedencia; y 3º Por la venta ilegal del plano en el circuito legal de los anticuarios. A fin de facilitar las investigaciones se mantuvo silencio durante todo este tiempo que duró la investigación. Finalmente recibimos la confirmación de la Brigada de Patrimonio que nuestras conclusiones eran 100% acertadas.

Mientras que nos poníamos en contacto con el Archivo Histórico Militar para organizar el acto de devolución del plano, como ser sus legítimos propietarios, era el momento de dar a conocer este documento y “sus circunstancias”.  La primera persona a la que se comunicó el hallazgo fue al concejal de Cultura, Diego Cruz, como representante del Ayuntamiento de Almería. Como no podíamos entregar el documento original, le ofrecimos una copia realizada por el fotógrafo Carlos de Paz. A continuación presentamos la noticia a los almerienses a través de los medios de comunicación.

La devolución del plano de Fernando Guillamas fue organizada en un acto solemne en sede del Instituto de Historia y Cultura Militar de Madrid, bajo la presidencia de su General Director,  el 25 de septiembre de 2019, con la presidencia del General Director, que felicitó efusivamente a Amigos de la Alcazaba por su labor.  Estuvieron  presentes autoridades militares, el Jefe del Gabinete del Ministro de Cultura, representantes de algunas de las más importantes asociaciones nacionales de patrimonio, la presidenta de ICOMOS – UNESCO, conservadores de museos y profesores de universidad.

La cadena patromonialista

María Teresa Pérez quiso concluir volviendo a recordar que en la  “cadena patrimonialista” todos somos necesarios para proteger nuestro valioso patrimonio cultural. Por ello dio las gracias a la directora del AMA, Aurora Carretero, y también al Grupo Municipal de Ciudadanos, que esta semana a través de la prensa y de una pregunta en el Pleno solicitaba que se realizara por fin la entrega de este documento. La presidenta de Amigos de la Alcazaba finalizó: “hemos tenido que esperar dos años por razones que desconocemos, pero bien acaba lo que bien termina. Concluimos esta historia como habíamos deseado: entregando al Ayuntamiento y al Museo Municipal este documento que nos ayudará a comprender mejor la historia de nuestra ciudad”.

A la finalización se procedió a la firma del documento de donación al AMA por parte del concejal de Cultura y la presidenta de Amigos de la Alcazaba.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas

top
EnglishEspañol