LA IGLESIA DE LAS SALINAS DE CABO DE GATA HA PERDIDO LA FE Y NOSOTROS TAMBIÉN

Imagen de carteles publicitarios con los que cantar las bellezas de nuestra tierra en los FITUR mundiales, la Iglesia de las Salinas se cae a pedazos.  Empresa privada, Obispado y Ayuntamiento de Almería llevan años entre pleitos, dimes y diretes. Entre todos la matan y ella sola se morirá. 

Lo último, ayer mismo. ha sido el ataque brutal contra este icono de nuestro patrimonio. Dicen que ha sido víctima de un ritual satánico y eso ha movilizado hasta las televisiones del morbo. Nosotros damos una razón más laica: se trata de un efecto del abandono histórico y lastimoso en que se encuentra nuestra Iglesia y que lleva años denunciándose muchos años.

Un día después de este nuevo atentado todos salen al paso y se dan golpes de pecho. El Obispado dice que “hoy mismo” ha asignado la rehabilitación a una empresa que procederá de “inmediato” y el Ayuntamiento anuncia que no se quedará atrás, aportando 150.000 euros. No sabemos si creérnoslo porque hemos perdido la fe. 

La Asociación Amigos de la Iglesia de Las Salinas tuvo que crearse hace unos 15 meses para evidenciar el abandono de la autoridad civil y  eclesiástica. El trabajo de su presidente Fran García y de su equipo es extraordinario y cuenta con el apoyo total de Amigos de la Alcazaba.

Fotografía de Domingo Leiva

Precisamente, Amigos de la Alcazaba publicó en esta web el 25 de noviembre de 2009 (un mes antes de crearse la asociación) la carta del salinero FRANCISCO JAVIER GARCÍA RAMÓN. La volvemos a reproducir porque nos recuerda cómo los agravios vienen de lejos.

. . .

  “Tal vez  les pueda resultar paradójico pero es real. La iglesia de Las Salinas ha perdido la fe. Y así lo demuestra el hecho de que hace ya casi un mes se desplomara la cruz que coronaba la torre del campanario. Esa cruz que mi abuelo Joaquín siempre contaba como él junto a otro hombre colocaron atados a cuerdas. Y esa cruz caída que se une a las cornisas que también se desplomaron o están a punto de hacerlo, a los matorrales que brotan desde hace años de entre los muros y a un campanario que está cada día más inclinado. Por tanto, ¿la situación es como para acabar perdiendo la fe o no? Claro que teniendo en cuenta el calvario que lleva viviendo la iglesia en los últimos diez años no me extraña.

 A lo mejor muchos no lo recuerdan y otros seguramente lo ignorarán, pero hace ya diez años que la iglesia de las Salinas de Cabo de Gata se vio sometida a un proceso de compra-venta y seis desde que cerró sus puertas por el supuesto peligro que suponía para las personas el mal estado del edificio. Y lo que ha ocurrido desde entonces se puede resumir con una palabra: nada.

 Bueno, algo sí que ha pasado porque las gentes de Las Salinas, los salineros, hemos visto durante este tiempo como el templo abría sus puertas a los rodajes cinematográficos o publicitarios y a alguna que otra boda de postín al tiempo que a nosotros se nos prohibía el paso. Ya saben ustedes el dicho: ‘Poderoso caballero Don Dinero’. Pero, aparte de eso, nada.

 Así que, de este modo, no me extraña que iglesia de Las Salinas haya perdido la fe. La fe en una clase política y en unas instituciones que no dudan en usar este icono de la provincia como imagen para ferias, carteles y catálogos pero que llevan una década ignorándola y contribuyendo a su abandono. Les aseguro que es un orgullo ver a nuestra iglesia como emblema de la provincia pero yo me pregunto, ¿no se le cae a nadie la cara de vergüenza de presumir de un edificio al que están dejando morir lentamente?

 Y tampoco me extraña que haya perdido la fe en unos propietarios que han invertido más en pleitos, dimes y diretes que en tratar de evitar un deterioro que puede convertirse en irreversible si no se toman medidas de forma urgente. Y cuando digo urgente, quiero decir urgente. Y hago hincapié en este tema porque la gente de Las Salinas hemos tenido que sufrir durante dos largos años la visión de un humillante cartel en el que se anunciaba la ‘próxima rehabilitación del templo’. Un cartel que, descolorido de ponientes, salitre y solaneros, por fin alguien retiró hace un par de semanas.

 Yo he visto con mis propios ojos como los trabajadores se encargaban de reforzar los muros del templo y como encalaban todo el edificio para que luciera igual de brillante que las garberas de sal. También he visto como los vecinos aportamos todo lo que pudimos para arreglar las goteras del inmueble y he vivido bautizos, comuniones, bodas y funerales de familiares y amigos en una iglesia que tres generaciones de salineros hemos mantenido en pie. Sin embargo, ahora la legislación nos castiga a mantenernos ajenos a ella mientras contemplamos como se desmorona piedra a piedra algo que con tanto mimo y esfuerzo levantaron y cuidaron nuestros ancestros.

 Por todo ello, sólo me queda la voz y la palabra para gritar desesperadamente que la iglesia necesita una intervención urgente por parte de quién sea. Y la necesita ya. Y lo gritaré y lo escribiré todas las veces que sea necesario y ante quien sea. Tantas veces como hice sonar una campana que ya solo rechina en mis sueños, pero que sueño con volver a escuchar” 

FRANCISCO JAVIER GARCÍA RAMÓN

IDEAL: “UN GRUPO DE SATÁNICOS CELEBRAN UNA MISA NEGRA EN LAS ENTRAÑAS DE LA IGLESIA DE LAS SALINAS DE ALMERIA”

EUROPAPRESS: “LOS AMIGOS DE LA IGLESIA DE LAS SALINAS CRITICAN EL ABANDONO DEL TEMPLO”

TELEPRENSA: “EL OBISPADO ANUNCIA LA REHABILITACIÓN DE LA IGLESIA DE LAS SALINAS Y EL AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA 150.000 EUROS”

Etiquetas

4 comments

  • Fermin Ros /

    Hola Amigos, está muy bien ir de agravio en agravio, pero para cuando una firma vuestra en algún acto o actividad en la Alcazaba?… Amigos?. Acostumbrado a ver como funcionan los Amigos de los Museos, Amigos del IVAM, Amigos del Reina Sofia… me decepciona bastante no ver ni una sola actividad, ruta, encuentro, talleres en su Asociación que se realicen o que tengan algo que ver con la Alcazaba. Me gustaría ver más noticias suyas en actividades y menos en viajes a Egipto. Gracias y un cordial saludo.

  • Francisco Verdegay /

    Hola Fermín. Lamento que no te parezca bien que denunciemos las cosas que nos parecen mal con la esperanza de que estén mejor. ¿Te parece mal que denunciemos los destrozos de nuestro patrimonio? Por otra parte, debes reconocer que tienes alguna que otra contradicción: por una parte se te nota mucho que no eres lo que se dice un “hincha” de la AAAA y por otra parte quieres que tengamos más presencia en la Alcazaba. ¿Quiere eso decir que confías en nuestro trabajo? ¿Debemos suponer que contaríamos con tu desinteresada colaboración?
    Supongo que tu preocupación por la Alcazaba te llevaría a acudir a las Banderas Negras que organizamos por la muralla de Jayrán? ¿Eras alguna de las 5.000 personas que acudieron a nuestra Luna Llena de hace unos meses? ¿Estuviste en alguna de las actividades que hemos realizado en estos poquitos años? Abre la muralla (2 ediciones), Foro Alcazaba, cursos de Alcazaba y Almería musulmana para profesores (2), organización de días institucionales (Día de los Museos y Día de Andalucía), visitas culturales a la Alcazaba (para extranjeros, mayores, vecinos, estudiantes….), Amaneceres en la Alcazaba, visitas especiales, conferencias, presentaciones de libros, Día de los Castillos y etc. etc. Y eso solo en la Alcazaba. Dices que te gustaría ver más noticias nuestras. ¿Te parecen bien 45 actividades el año pasado? Te recuerdo que no estamos pagamos por nadie, ni siquiera contamos con una sede, dedicamos todo nuestro tiempo no solo gratis sino pagando nuestra cuota correspondiente. ¿Crees que como ciudadano tú tienes menos obligaciones?
    Perdona, no me presenté. Me llamo Francisco Verdegay y soy de la Junta Directiva. Si se te ocurre alguna idea para colaborar en la mejora de la Alcazaba o de cualquier otro monumento almeriense no lo dudes, llámanos al 608.047.008. Te atenderemos con mucho gusto. De paso nos dices en qué puedes colaborar tú.
    Espero que recibas esta comentario con el mismo cariño que mandaste el tuyo.

  • Hola. La Iglesia esta a punto de reabrir sus puertas y si es así será porque alguien lo va a hacer. Estas puertas se abrirán gracias a quien ha puesto el dinero, no a quienes se han quejado, se ponen las medallas y ahora y después seguirán mirando hacia otro lado buscando la próxima medalla. A veces me arrepiento de vivir en las salinas.

  • El pasado 23 de septiembre acudí a la inauguración de la Iglesia, ha quedado fantástica y llore al verla bonita como nunca la conocí. Pero también llore al oír como algunos de los llamados vecinos se atribuían la medalla de la reconstrucción. Llore cuando leo las tonterías que nuestro amigo Fran García publica en su Facebook como heraldo de la falsedad y del protagonismo ampliamente conocido. Paso el día 23 de septiembre y hoy día 24 vuelvo a sonreír porque el trabajo callado del obispado ha sido altruistamente devuelto a los salineros, a los almerienses y a la gente de voluntad firme que siempre confió en quien no permitiría que pasara lo que vosotros, pequeños adinerados de protagonismo público, queríais que pasara buscando el momento de gloria como el buitre busca la carroña.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top
EnglishEspañol