ARQUITECTOS ESPECIALISTAS EN RESTAURACIÓN SE PRONUNCIAN SOBRE LA MURALLA DE JAYRÁN

Desde la Asociación Amigos de la Alcazaba y, ante la grave actuación llevada a cabo en la Muralla de Jairán, en la Hoya, hemos solicitado a un grupo de arquitectos, especialistas en restauración, encargados del mantenimiento en algunos edificios singulares del país, y profesores de Master en Restauración, unas consideraciones sobre las obras realizadas en La Hoya. La respuesta -que agradecemos- es la que sigue:     

 

  CONSIDERACIONES SOBRE LA ACTUACIÓN EN LA MURALLA DE LA HOYA

     Desde el punto de vista estético, es innegable que la nueva actuación tiene mayor presencia  que la muralla en si; desde luego no es la manera de poner en valor el monumento, que debería ser el punto de partida del proyecto. La intervención se presenta como un blindaje que ridiculiza la espléndida construcción defensiva del siglo XI, y en vez de completar el volumen, lo carga y lo desequilibra compositivamente. Las chapas instaladas constituyen el mayor punto de atracción visual del paraje, destruyendo toda la armonía del entorno.

     La mayor parte de las murallas, incluyendo la misma Alcazaba, se encuentran en un deplorable estado de conservación y se hace urgente la elaboración de un plan maestro de actuación en todo el conjunto; este proyecto sale al paso de una manera parcial y aventurada, sembrando un peligroso precedente: ¿se van a completar, en un futuro, con acero corten, todos los baluartes y murallas incompletos?

     Los mayores problemas que se presentan pueden ser de origen técnico, pues, la humedad y el agua, en contacto con el acero corten, se tiñen del característico color rojo parduzco y manchan todo aquello con lo que entren en contacto. Para evitar esto, la solución constructiva debe ser muy eficaz. En el caso que nos ocupa no está bien resuelto, como tampoco está resuelto el goterón sobre las puertas que hay en los torreones. Esto garantiza que el material invasor va a teñir el monumento. Según se aprecia en las imágenes, ya ha comenzado a hacerlo. Se da la particularidad de que La Hoya posee un microclima al ser un pequeño valle cercano a la costa, por lo que la humedad salina que proviene del mar tiene presencia constante, siendo esta humedad muy corrosiva sobre el material utilizado. El corten es un material que se autoprotege con su propia pátina de herrumbre, lo que no significa que esa pátina sea estable, se debe proteger con tratamientos anticorrosivos para asegurar que no tiña ningún material cercano.

     Parece ser que la operación es una consolidación estructural de las torres, para la que se habrían ejecutado dos zunchos de hormigón a diferentes alturas. Dependiendo de cómo se hayan realizado estos zunchos, y como se hayan anclado a los baluartes, la operación podría ser totalmente irreversible. Con semejante estructura se garantiza un trabajo estructural descompensado por la distinta naturaleza de los materiales empleados. Lo más lógico para un trabajo estructural solidario de todo el conjunto de la torre sería repararla con el mismo material original, es decir, tapial, habiendo en España diversas empresas que ejecutan y conocen la naturaleza y particularidades de este sistema constructivo. Podría, así mismo, garantizarse la distinción respecto al muro original, utilizándose áridos distintos o marcando sutilmente la zona de contacto de manera superficial.

     No se justifica de ninguna manera la actuación. El color oscuro de este material es muy poco afortunado para el lugar. La Alcazaba y sus murallas tienen los colores terrizos de los materiales empleados que son los mismos de su entorno natural. El juego de la luz y la sombra, tan importante en la ciudad de Almería, tampoco se aprovecha; la luz de la tarde, la de la mañana o mediodía, proporcionan una diferencia entre planos de luz y sombra que lucen muy poco con este material, tan utilizado en la arquitectura de los países del Norte de Europa.

            Parece ser que nos encontramos ante un mal encargo sin un programa de actuación bien definido (puesto que no se acaba de entender lo que se pretendía) y una malísima solución, que siembra aún más el desconcierto, y crea un peligroso precedente en las actuaciones sobre un conjunto histórico

LEGISLACIÓN:  PLIEGO DE CONDICIONES DE RESTAURACIÓN DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE BELLAS ARTES DE LA JUNTA DE ANDALUCIA.

23. Se deberá mantener el color original y la textura de las superficies de fábrica, incluyendo los encalados que puedan haber sido realizados por razones estéticas o de impermeabilización (…) No se autorizará la utilización de materiales que no existían cuando se construyó el monumento, salvo casos especiales suficientemente documentados.

Etiquetas

4 comments

  • SoldePoniente /

    Debemos obligarles a que quiten estas planchas horrorosas. Miles de visitantes las ven desde la Alcazaba y es un desprestigio para el monumento y para Almería. Dan una imagen fatal de la ciudad y de sus representantes políticos. Además es un ejemplo nefasto para el resto del patrimonio histórico almeriense y andaluz porque es posible que hagan cualquier cosa con nuestros monumentos a partir de esta restauración.

  • La legislación a tener en cuenta en un bien inmueble viene determinada en la ley 14/2007 de 26 de noviembre y no en el pliego de condiciones. en el artículo 20, del título II, de la misma se pueden apreciar los criterios de conservación y restauración y en su punto 4 expone: “En el caso de bienes inmuebles…se evitarán los intentos de reconstrucción, salvo cuando su reposición se utilicen algunas partes originales de los mismos o se cuente con la precisa información documental y pueda probarse su autenticidad. Si se añadiesen materiales o partes indispensables, las adiciones deberán ser reconocibles y evitar confusiones miméticas”.
    Creo que ir por lo penal está fuera de lugar, ya que guste más o menos, el proyecto ha cumplido todas las fases legales. Además, pedir responsabilidades penales a los técnicos está fuera de lugar, porque insisto, guste o no, el procedimiento es totalmente lícito.

  • Andrés Armando Sánchez /

    Lamentablemente han estado haciendo algunas intervenciones horribles y poco respestuosas para el patrimonio. En el Castell del Rey en Lleida, han puesto unos bloques de concreto sobre pequeños restos de algunos muros. Está bien para marcar la época de la construcción, pero, incluso, muy mal para la estabilidad constructiva de la piedra caliza de los restos arqueológicos. Y el elevador, por cierto, olía a desechos humanos líquidos…Y en este caso, pues la evidencia de la intervención es válida, pero, que no atente contra la condición estructural de los restos arqueológicos.

  • ¿Se admite “menuda puta mierda” como descripción de la actuación, o es un término muy técnico?
    Dios mio. Es que eso debería ser delito visual. ¿En qué universidad estudiaron arquitectura los perpetradores? ¿se sabe?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top
EnglishEspañol